viernes, 12 de junio de 2009

El Virreinato de Nueva España

México Virreinal

A la caída de Tenochtitlan, los antiguos dominios mexicas quedaron bajo el mando de Hernán Cortés, a quien el emperador Carlos V nombró Capitán General. Sin embargo, la ilimitada ambición de éste y los abusos cometidos por sus colaboradores, convencieron al monarca de que era necesario establecer un gobierno más disciplinado en los dominios a los que se llamó Nueva España. Primero designó un equipo de cinco hombres, denominado Audiencia, que sólo provocó más problemas. Finalmente decidió nombrar un representante directo de la monarquía, que gobernaría con el título de Virrey.

El virreinato duró casi 300 años. En ese lapso hubo 63 virreyes, quienes encabezaban un grupo muy numeroso de funcionarios encargados de cobrar impuestos, mantener el orden y proteger el territorio y su explotación económica. Las autoridades del Virreinato en la Nueva España, la autoridad máxima era el Virrey. Dirigía la política del Virreinato, veía que se hiciera justicia y administraba la economía; era el jefe del ejército y debía proteger a la Iglesia católica.

Además del virrey, había dos Audiencias o tribunales superiores que se encargaban de oír quejas de los pobladores, hacer justicia y asegurarse de que las leyes se cumplieran. Una estaba en la ciudad de Mexico y la otra en Guadalajara.

Los alcaldes mayores gobernaban en los pueblos de indios, y los corregidores en los de españoles. Las autoridades más importantes en las ciudades eran los cabildos o ayuntamientos. Este sistema de cabildos o ayuntamientos, que se mantiene en estos días, fue traído a la Nueva España por los conquistadores. A finales del siglo XVIII, la Nueva España fue dividida en intendencias, que fueron la base de nuestra actual división política en estados.


En un principio, la población española se concentró en el centro de México, pero muy pronto se extendió por los actuales estados de Michoacan y Jalisco y siguió hacia el norte por la costa del Pacífico. Los españoles ocuparon la región Zapoteca y mixteca y siguó después la difícil conquista de la península de Yucatan y el sureste montañoso, venciendo la decidida defensa de los pueblos mayas.

A mediados del siglo XVI los españoles encontraron ricas vetas de plata en Zacatecas y Durango, lo que estimuló la exploración y la conquista del norte de México y más allá del río Bravo, muy adentro del actual territorio de Estados Unidos de América. La resistencia de las tribus nómadas de esa enorme región dificultó la colonización estable. Por eso, las fronteras del norte de Nueva España fueron imprecisas por mucho tiempo, hasta que fueron fijadas en 1786. La colonia tenía entonces una extensión de cuatro millones de kilómetros cuadrados, el doble de la actual superficie de México.

1 comentario:

  1. Deberias de editar tu nota. Tiene muchas inconsistencias y falta detallar mucha información, por ejemplo:
    -Don Hernando Cortés no era cualquier hijo de vecino...
    -Carlos V no solo nombro a Cortés Capitán General, sino también Justicia Mayor y Gobernador.
    -El rey mando una primera "Real Audiencia".
    -El Virrey jamas tuvo el total dominio del virreinato... tenia de contrapeso a la Real Audiencia y al poder eclesiástico. La mayoría de los problemas políticos en la Nueva España se dieron por que estos tres "poderes" que se peleaban entre si por sus intereses propios.
    Los integrantes de la audiencia se llamaban "Oidores".
    Podría mencionar mas inconsistencias, pero el articulo no es mio... Te recomiendo que revises tu información y la detalles más. Usa fuentes mas fiables.
    No escribí esto con el afán de molestar, solo con el fin de que el trabajo que has echo sea de mejor calidad

    ResponderEliminar